¿Se Uberizarán los abogados?

Inicialmente hay que hacer mención de las plataformas digitales, es decir, a esas denominadas plataformas multilaterales o servicios de intermediación en línea que de manera común se conocen como marketplace online.

Los marketplaces son conocidos como un fenómeno empresarial que funciona desde hace varios años pero que gracias a Internet se ha visto multiplicada su presencia.

Cuando se trata de emprendimiento y de negocios, este tipo de modelo resulta esencial y junto a él la innovación debido a que le facilita a las empresas el acceso hacia nuevos mercados y oportunidades comerciales, permitiendo a los consumidores poder ampliar la gama de bienes y servicios que tienen a su disposición.

¿Qué relación guarda con el sector legal una plataforma digital?

El modelo de negocio «plataformas digitales» ya se ha hecho presente en el sector legal, y llegó para quedarse con  Abogado inmobiliario madrid en España. Tal ha sido su entrada que han comenzado a cumplir un destacado rol en la manera en cómo los abogados ofrecen sus servicios legales y en la manera de cómo los clientes los encuentran y contratan.

No es un secreto que en la actualidad la relación que se desarrolla entre los abogados y los clientes frecuentemente se inicia en internet, su presencia en la red ya no se encuentra limitada tan solo a la web del despacho, sino que es posible mantenerse presentes a través de las plataformas digitales que son administradas y gestionadas por terceros y estos no suelen ser abogados.

En su mayoría, las plataformas digitales de abogados son del tipo B2C (Business to Customer) ya que el prestador de la plataforma se dirige de forma directa al consumidor final (en otras palabras, al usuario de servicios jurídicos) a fin de ofrecerle ese servicio que le será prestado por un abogado.

Entre las plataformas digitales para abogados que se han hecho más comunes podemos mencionar «Encuentra a tu abogado», esta se encarga de poner en contacto «usuarios de servicios jurídicos» con «abogados freelance». De esta manera los marketplaces pueden:

Facilitar la conexión inicial entre abogados y (potenciales) clientes.
Clasifican y valoran a los abogados dados de alta en sus plataformas.
Ofrece al usuario una gran base de datos de abogados con información básica y sobre su experiencia y especialización.
Realizan una comparación entre abogados, según los años de experiencia profesional, las valoraciones asignadas por los clientes, sus honorarios, etc.

Ejecutan operaciones de filtrado y criba en el acceso de los abogados a sus plataformas, según ciertos estándares y requisitos.
Buscan correspondencias apropiadas entre lo que necesita el cliente y lo que ofrece el abogado, según su especialidad, el precio de sus servicios, el tiempo que tardará en responder la consulta legal, etc.

Es por estas razones que dichas plataformas han llegado a funcionar como directorios de abogados, comparadores, buscadores de coincidencias y preferencias, clasificadores. geolocalizadores y en definitiva tienen la capacidad de valorar, referenciar y recomendar a los abogados para que el cliente tenga la posibilidad de conseguir la mejor y más ajustada respuesta a sus necesidades.