Los niños, y el buen uso del Internet

Cuando se trata del uso del Internet y los niños no sólo basta con una buena conexión, contratar electricidad o quizás el mejor dispositivo electrónico, sino, de una óptima vigilancia. Y es que en la a ruralidad el mundo donde se desenvuelven los más pequeños se encuentra lleno de herramientas digitales y es por ello que resulta  fundamental que los enseñemos a desenvolverse de la mejor manera en el mundo virtual. 

Estamos cursando una nueva era, en donde las tecnologías se han conformado como parte fundamental  de nuestras vidas, por lo que se hace necesario detenerse un tiempo con el fin de enseñarle a nuestros hijos desde sus primeros años los hábitos que deben considerarse para hacer un buen uso, fomentar su seguridad y un verdadero comportamiento respetuoso. 

Ya no es algo que nos debe asombrar el hecho de ver a un chico de siete años ante una computadora y que sepa manejarla perfectamente o a un bebé de dos años usando un celular. Y es que las más recientes generaciones cuentan con una predisposición innata hacia las tecnologías ya que el mundo donde se encuentran insertos no se concibe sin ellas. 

De esta manera, los padres nos encontramos de frente un desafío mayor al que nuestros antecesores tuvieron, es decir, la educación digital pues no solo basta con la alfabetización digital, como saber usar o manejar la tecnología que les va a permitir desenvolverse en el mundo que les rodea, sino que además debemos enseñarles a enfrentarse a ella con todas las bondades y riesgos que la misma presenta.

Las redes sociales sumadas al uso del Internet son un arma de doble filo 

Si bien estas nos posibilitan el acercamiento con las personas y se encargan de fomentar la comunicación entre los individuos, también abren paso a una paradoja ya que son cao es de entorpecer y perjudicar por medio de esta misma comunicación que quieren atraer. Es por ello que desde que los chicos están bastante pequeños se deben formar con la idea de que usen adecuadamente esta poderosa herramienta del siglo XXI. Y para ello son los padres los que ejercen más influencia sobre el comportamiento y aprendizaje del mundo online.

Consejos a la hora de la formación digital

Usar el Internet, más no abusar

Se deben establecer reglas desde que son pequeños, y sobretodo las expectativas que surgen con el uso del Internet deben ser manejadas de la manera más adecuada con el fin de que haya algún tipo de límite en ello. Es cierto que navegar y realizar juegos es realmente atractivo que podría ocupar gran parte del día, y es esta la razón por la que debe haber un límite. 

Revisar que se trate de un contenido seguro

Existen un sinnúmero de herramientas y espacios en Internet que le suministran información a los niños sin ningún tipo de filtro ni discriminación a su edad. Es por ello que resulta muy importante que los padres se encuentren al tanto de los sitios frecuentados por su hijo navegando  y se den un tiempo necesario para navegar juntos. 

Identidad virtual

Todo lo que se hace en Internet o dejamos de hacer, va conformando una identidad virtual, es por ello que una presencia en Internet puede afectar a la propia imagen y reputación real lo cual se materializa en las redes sociales, de manera que toda acción deja una huella digital lo que puede resultar bueno ya que es un registro para la vida, pero contrariamente puede convertirse en negativo y repercutir en su vida posterior.