Es valorada de la misma manera por las empresas los estudios presenciales y los hechos online

Quizás algunas personas o empresas suelen pensar que estudiar alguna maestría no implica demasiado esfuerzo, pero por el contrario no se trata de una cosa sencilla, que además demanda dedicación de tiempo para poder compaginarla con el trabajo y con la familia. En gran cantidad de oportunidad la opción de realizar nuestros estudios vía online nos atrae por demás, pero podría ser que nos asalte la gran duda de que sea valorado de la misma manera tanto por las empresas, como por los empleadores.

Este tipo de debate al parecer, se ha convertido en habitual en los últimos tiempos, basta ver las variadas opiniones de estudiar un master en administración, o cualquier otro vía online y presencial. Y es que la educación online ha venido ganando un significativo terreno, en el que se encuentra pisando con fuerza como una de las mejores tendencias en cuanto a formación en nuestros días. El impacto ha sido tal, que en la actualidad tres de cada cuatro universidades alrededor del mundo se inclinan por ofrecer algún tipo de estudio vía online, pero además una de cada dos personas que estudian o han estudiado, lo han hecho vía online.

El dinamismo que se ha desarrollado en el sector de formación online, se ha encargado de generar también impresionantes ingresos, donde solo en años anteriores generó unos 56,200 millones de dólares que van en crecimiento y masificación de la misma. De acuerdo a un estudio llevado a cabo por la consultora norteamericana Capterra, sugiere que al menos para este año el mercado de plataformas conformados por Learning Management Systems (LMS) vivirá un incremento de unos 8 billones de dólares más como mínimo. Y& en todo caso, los empleadores se enfocan más en el prestigio de la institución y en la currícula, que en la modalidad de estudios que se eligió para cursarlos.

Pero los empleadores, ¿Qué valoran más?

De acuerdo a la opinión de distintos especialistas, estos coinciden en que los empleadores, como se mencionó con anterioridad, suelen fijarse solo en el prestigio que les aporta la institución formadora y en lo que contiene la currícula con respecto a la materia estudiada principalmente, por lo que dejan a un lado la modalidad de estudios por la que se alcanzó la certificación.

En ocasiones incluso, los empleadores tienen preferencia hacia los estudiantes que han cursado modalidades de carácter virtual ya que se puede entender que estos se encuentran en capacidad de desarrollar distintas habilidades a diferencia de los estudiantes tradicionales, entre ellas un elevado nivel de responsabilidad y disciplina, el manejo de las diversas herramientas informáticas y autoformación.

Si se trata de estudios internacionales, es relevante que se verifique su homologación local y de esta manera será más sencillo incluso para los empleadores ya que ellos mismos se dedican a emplear cada vez más los procesos de formación online cuando se trata de la capacitación y especialización de su personal, ya que esto le facilita al trabajador estudiar sin que desatiende sus responsabilidades laborales.